lunes, 9 de agosto de 2010

Sin rigor la convivencia es imposible

El propósito ha de ser firme y honesto. No se ha de claudicar por ningún motivo.


Sin seguridad no hay convivencia.
Sin educación no es posible la convivencia.
¿Pero, qué es educación?
No es nada parecido a la práctica que impuso La Ilustración.
El Padre del MAL no es el demonio, sino la ausencia de conocimientos sustanciales, vitales, fundamentales, y el desvínculo.
Todo aquel humano que no logra desarrollar su Mente en los términos correctos se convierte en un sociópata, un pervertido y un asesino.
Si pretendemos convivir en armonía debemos desarrollar nuestra mente entre todos; sentarnos diariamente alrededor del fogón y alimentar nuestros pensamientos en orden a ideas rectoras, que en los antiguos era el respeto y devoción hacia los Dioses de la Vida: la Madre Tierra, el Padre Sol, el Agua, el Aire, el Fuego, y todas las especies hermanas.

Datos personales

Mi foto
Soy un explorador de conocimientos, y los comparto.